Jump menu

Main content |  back to top

Señales a las que debe prestar atención

Humo del tubo de escape

Si sale humo por el tubo de escape, observe si es negro, azulado o blanco. Si el humo solo se ve con el vehículo en movimiento, pida a un amigo que le siga y le describa el humo. Así evitará distraerse mientras conduce.

El humo negro está causado por combustible que se quema en el tubo de escape. Puede deberse a un ajuste incorrecto de los inyectores (o del carburador en su caso) o a la obstrucción del filtro del aire. Si el humo negro solo se produce a primera hora de la mañana, es probable que haya que ajustar la regulación de la riqueza de la mezcla en el sistema de inyección de combustible. Su taller habitual le confirmará la causa y le solucionará el problema.

El humo azul indica que se está quemando lubricante. Por desgracia, la emisión continuada de humo azul es probable que signifique una avería costosa, porque indica que los segmentos o las paredes de los cilindros han sufrido daños. Si todo lo que observa es una bocanada rápida de humo azul por la mañana, entonces puede que el problema esté en las guías de las válvulas o en sus juntas. Esto es menos grave pero debe acudir de inmediato a su concesionario.

El humo blanco puede deberse a que se pierde refrigerante o anticongelante o a que llegan a las cámaras de combustión y se están quemando allí. Entre las causas más probables están una junta de culata deteriorada, una culata rota o un cilindro estropeado, pero pida la opinión del taller antes de empezar la reparación.

Fugas

Prestar atención al acercarse al vehículo y mirar por los retrovisores mientras se conduce pueden dar con frecuencia la primera señal de alarma de que algo va mal en su vehículo. Si no cree que pueda identificar o resolver el problema sin ayuda, comente lo que haya observado a su taller. Procure darles la máxima información posible para ayudarles a identificar la causa rápidamente.

Si detecta una fuga, apunte si el carro estaba aparcado en una cuesta, debajo de qué parte del carro notó la mancha y qué color tenía el líquido. Por ejemplo, es probable que un líquido verde debajo de la parte delantera del vehículo sea refrigerante del motor. Eche un vistazo al indicador de temperatura por si el vehículo se calienta demasiado, y pida al taller que busque y repare la fuga.

Olores extraños

Los olores extraños pueden venir del carro de delante o del entorno, pero si el olor es persistente, es muy posible que proceda de su carro. Al describir el olor a su taller, intente recordar

  • si era agradable (podría ser causado al quemarse el refrigerante del motor),
  • acre, a plástico quemado (probablemente debido a averías eléctricas)
  • a goma quemada (tal vez por exceso de calentamiento del embrague o los frenos). 

Sea cual sea la causa, trate el problema con su taller.

Sonidos extraños

Un vehículo puede producir numerosos ruidos, desde golpes o traqueteos hasta chirridos, rechinamientos o silbidos. Intente dar con un término que describa el sonido y preste atención a si es intermitente o continuo. En caso de ser intermitente, anote si se produjo con el motor caliente o frío, si aceleraba o conducía a velocidad constante y si hubo alguna indicación no habitual en los testigos en ese momento. Su taller agradecerá cualquier información adicional, que además les permitirá solucionar el problema en menos tiempo.